viernes, 6 de mayo de 2011

Fijando La Meta

     Durante mis estudios para la barra médica, gané 5 Kg. en 4 meses y me prometí a mí misma hacer ejercicios cuando todo esto pasara. Pasé las pruebas de medicina con la ayuda del Señor, la juramentación pasó y ahora tengo que enfrentar la música (como mi amiga Joni suele decir).

     Temprano una mañana me levanté y decidí ir al parque Philam a caminar y comenzar mis ejercicios. Bajé de la cama y me puse mi atuendo de ejercicio, me lavé el rostro y los dientes y me até los cordones de las zapatillas. Subí al auto y conduje hasta el parque; mientras me dirigía hacia allá, decidí fijarme la meta de que terminaría diez vueltas antes de regresar a casa.

     Al llegar al parque, salí del auto y comencé mi ejercicio, uniéndome a la gente allí. Así que allí estaba disfrutando cada paso, inhalando y exhalando aire fresco, apreciando la hierba verde y mirando las hojas secas cayendo de los árboles mientras escuchaba mi "ipod". Al continuar mi caminata por el parque, elevé una oración a Dios agradeciéndole por la maravillosa mañana y pidiéndole Su mensaje para mí ese día.

     En mi quinta vuelta sentí que se apoderaban de mí la fatiga, el hambre y la sed; pensé rendirme e irme a casa a seguir durmiendo. Mientras combatía con esa idea en mi mente, recordé la meta que me había trazado poco antes.

     Seguí caminando y al mirar alrededor, me vi a mí misma en medio de hombres y mujeres décadas mayores que yo que seguían adelante. Unos parecían haber sufrido un derrame que les dificultaban caminar, otros daban cortos pasos con bastón en mano, y aún otros tomaban descansitos entre trechos, pero todos seguían caminando.

     Dios me hizo darme cuenta de que cada uno se ha trazado metas en la vida, ya sea para iniciar una familia, seguir una carrera, corregir un error del pasado, alcanzar un sueño, pasar un examen profesional, arrancar un negocio ó aún dejar atrás una mala relación.

     El proceso no será fácil; pudiésemos toparnos con muchas piedras de tropiezo, obstáculos y vallas que nos tienten a rendirnos, a lamentarnos y sentir lástima de nosotros mismos.

     Detengámonos y miremos alrededor. Recordemos que Dios siempre está allí en el momento en que abrimos nuestros ojos en la mañana, acompañándonos en cada paso del camino hasta que alcancemos nuestras metas. Consultemos y confiemos al Señor todos nuestros planes porque Él es el creador de todas las cosas y sabe lo que es mejor para nosotros.

     Finalmente, inspirémonos con la gente a nuestro alrededor que han experimentado ya sea el mismo o mayor nivel de dificultad pero que no se rindió y continuaron hasta alcanzar sus metas y ahora saborean su éxito con la ayuda de nuestro Señor. Supongo que ya sabe cuál es su secreto.

     Asombrada por los hombres y mujeres con quienes caminé esa mañana, complete mi meta, recibí el mensaje del Señor en mi corazón y me fui a casa tras la caminata de diez vueltas; me sentí bien. ¡Misión cumplida! Espero que podamos aplicar lo que Dios me hizo ver esta mañana.