miércoles, 2 de marzo de 2011

GNOME 3 dice adiós a los Botones Minimizar y Maximizar

     A los ya radicales cambios hechos en el nuevo GNOME 3, se suma uno aun más sorprendente, la eliminación de los botones minimizar y maximizar de los controles de ventana. Se trata de un cambio que se venía discutiendo hace algún tiempo dentro del equipo de GNOME, pero que al parecer ya se formalizó de forma definitiva. Y aunque más de alguno se tome el cabello y salte de su asiento por esto, la verdad es que hay “razonables razones” que exponen los impulsores de este radical cambio y que comparto con ustedes.

     Para empezar, ambos cambios se relacionan con la nueva forma que tiene GNOME 3 de organizar las cosas gracias a su Shell, por ejemplo ya no existe una barra inferior con la lista de ventanas o un dock, más bien se aprovecha el concepto de espacios de trabajo que muy bien implementa GNOME Shell para gestionar las ventanas. En este comentario hecho por Allan Day se exponen detalladamente las razones del cambio. Sin embargo aprovecho de sintetizar un poco de lo dicho respecto a ambas bajas comenzando por el botón minimizar.
     Como mencionaba, el esquema presentado en Shell es distinto, una ventana minimizada no tiene a donde ir porque no hay ninguna barra o dock, en lugar de eso los desarrolladores animan a aprovechar toda la potencia del entorno GNOME Shell para gestionar las ventanas a través de áreas de trabajo y actividades, un concepto diferente, pero como destacan, más limpio, ágil y ordenado. Bajo este esquema, no tiene cabida la función minimizar heredada de las interfaces de antaño.
     ¿Y que ocurre con el botón maximizar? actualmente tiene que ver con ajustar el tamaño de la ventana, ya sea maximizarla o reducirla a un tamaño personalizado. Sin embargo el redimensionado mediante arrastar-soltar el título de ventana hacia los bordes, es un concepto que gana cada vez más fuerza y precisamente éste mecanismo, junto al doble click en el título de ventana, serán el reemplazo del tradicional botón maximizar. Y es verdad que en muchos casos no se usa.
     Por último, destacan la importancia de un arreglo visualmente equilibrado, en el que se busca dejar un mayor espacio para el título de ventana, ganar en claridad y hasta dejar un lugar para eventuales botones izquierdos que pudieran surgir en el futuro.
     Hasta ahí las razones expuestas para el cambio que, dentro de lo que es la experiencia del nuevo GNOME Shell, tiene mucha lógica, sin embargo son conceptos que se siguen alejando de la experiencia común y corriente (por decirlo de alguna forma) que tiene el usuario tradicional tanto de los escritorios Linux como de los de otros sistemas. Bueno, GNOME 3 continúa en desarrollo y aun parece haber tiempo para uno que otro cambio, por eso ¿que opinan de este nuevo cambio en GNOME 3? ¿una evolución natural de interfaz o demasiada innovación?


Vía: Muy Linux