viernes, 10 de diciembre de 2010

¿Es posible usar Linux sin abrir una consola?

     Este es uno de esos falsos axiomas que aún arrastra nuestro sistema operativo favorito, algo que asusta y no es del agrado de los recién llegados. Sin ninguna excepción, ¿es posible usar Linux sin hacer uso de la línea de comandos?

     Esta duda se la planteaba Locutus, administrador de sistemas y editor del blog tecnológico Toolbox, que como usuario avanzado hace uso de la terminal para múltiples tareas, por elección propia, claro. Pero, en el caso de que por falta de conocimientos o simplemente por elección ni queramos oir hablar de órdenes o comandos, ¿cómo está la cosa?
      Por propia iniciativa, el autor del artículo se propuso a instalar y configurar un nuevo sistema (Linux Mint Xfce) sin abrir una sola vez la consola, y para su sorpresa lo consiguió sin despeinarse: ya hay asistentes visuales para prácticamente todo, desde cambiar la resolución del monitor a tareas más complejas.
     Yo me he hecho la misma pregunta, pues aunque disto mucho de ser un usuario avanzado, me manejo bien con la consola, la uso cada día para diferentes tareas y no la cambiaría por un asistente visual en absoluto. Pero me he dado cuenta de una cosa: a través de mi peregrinar por diferentes sistemas GNU/Linux, a saber, openSUSE, Mandriva, Kubuntu, Debian, Arch Linux… sin orden ni concierto, sólo he hecho uso de la terminal en los sistemas basados en Debian y en Arch Linux -cómo si no ;)- que ocupo ahora, animado o desanimado, principalmente, por la gestión de paquetes.
     He usado Mandriva durante casi dos años, y mi último portátil lo estrené con openSUSE 11.2, actualizado a openSUSE 11.3, el sistema con el que sigue, y en todo ese tiempo, nunca he abierto una consola. Nunca; para nada. Simplemente, no me ha hecho falta. Es más, ahora mismo, no sabría ni instalar un programa con zypper, el gestor de paquetes de openSUSE, y no me preguntéis por el de Mandriva porque no se ni cómo se llama.
     Está claro qué es lo que pide la gente: plug and play y click and click. Y me parece muy bien. Eso sí, la consola que no nos la toquen.


Vía: Muy Linux