viernes, 15 de octubre de 2010

Bobby, El Tira Palos

     Las personas tienen sólo dos alternativas cuando se trata de sus emociones: las controlan o estas les controlan.

     Esto no significa que para ser un buen jugador de equipo tiene que ignorar sus sentimientos. Pero sí quiere decir que no va a permitir que sus sentimientos le impidan hacer lo que debe hacer o cosas que no debería hacer.

     Un ejemplo clásico de lo que puede ocurrir cuando una persona no disciplina sus emociones puede verse en la vida de la leyenda del golf, Bobby Jones.

     Como hoy día Tiger Woods, Jones fue un prodigio jugando golf. Empezó a jugar en 1907 a los cinco años de edad. Cuando tenía doce, marcó "bajo par", algo que la mayoría de los golfistas no logran durante toda una vida jugando. A los catorce, calificó para el equipo amateur de los Estados Unidos.

     Pero Jones no ganó esa competencia. Su problema se puede describir mejor con el sobrenombre que le pusieron: Bobby el "tira palos". A menudo, Jones perdía la compostura y con ella, su habilidad de jugar bien.

     Un golfista más viejo a quien Jones llamaba abuelo Bart le dijo un día: "No podrás ganar mientras no controles tu temperamento".

     Jones escuchó el consejo y empezó a trabajar para controlar sus emociones.

     A los veintiún años, Jones floreció y se convirtió en uno de los más grandes golfistas de la historia, retirándose a los veintiocho años después de haber ganado el Grand Slam del Golf.

     Este comentario del abuelo Bart resume la situación: «Bobby tenía catorce cuando logró controlar el deporte del golf, pero tenía veintiún años cuando logró controlarse a sí mismo».

     Maxwell, J. C. (2001; 2003). Las 17 Cualidades Esenciales de un Jugador de Equipo; (Page 70). Thomas Nelson, Inc.