jueves, 26 de agosto de 2010

Tres jóvenes asesinados y una Lista de Facebook como advertencia

Puerto Asis e1282746653782 Tres jóvenes asesinados y una lista de Facebook como advertencia

     Una noticia escalofriante llega hoy en relación a las redes sociales y el crimen: tres jóvenes colombianos fueron asesinados en la ciudad de Puerto Asis en los últimos 10 días, tras aparecer en una lista publicada en Facebook.
     Según reporta CNN la policía en Colombia está investigando el caso pero aún se desconoce quién publicó la lista o por qué contenía estos nombres en particular. Detengámonos un minuto en la cronología de los hechos para entender qué es lo que sucedió.

     Los dos primeros asesinatos ocurrieron el 15 de agosto, cuando se disparó a dos jóvenes mientras iban en moto por la ruta. Dos días más tarde se publicó en Facebook una lista con 35 nombres (incluyendo los de los difuntos) en la que se advertía a los que estaban nombrados que tenían tres días para abandonar Puerto Asis si no querían morir. Un mensaje amenazante y mafioso sin la más mínima intención de ser ocultado.

     Al principio la policía lo consideró una broma, pero cuando una tercera persona de la lista apareció muerta el 20 de agosto (sumado a la publicación de una segunda lista con 31 nombres adicionales) debieron afrontar la posibilidad de que esta lista sea de hecho una amenaza verdadera. Un cuarto joven también fue atacado, aunque logró escapar vivo con algunas heridas.
     Es importante tener en cuenta el contexto de Puerto Asis, una ciudad al sur de Colombia en la que aparentemente los problemas de violencia no escasean: una pandilla criminal llamada Los Rastrojos está activa en el área, y como si eso fuera poco, las FARC también tienen presencia allí.
     Más allá de la horrible naturaleza de estos hechos, es llamativo que se haya utilizado Facebook para hacer este tipo de amenazas. Me pone la piel de gallina pensar en la impunidad de esta gente que actúa con tanta visibilidad como tiene esta red social, y el debate que se abre puede ser terriblemente amplio: si hubiese forma de poder rastrear la actividad de cada usuario, para poder identificar a quién publicó esa lista, ¿sacrificaríamos todos algo de nuestra privacidad para que sea posible? Y si lo hacemos, ¿cómo podemos estar seguros que no terminamos de entregar el control total a un Gran Hermano?


Vía: Bitelia